Bueno pues, estoy de regreso en esta columna que, como mencione anteriormente no sería semanal (aunque si la estoy publicando el mismo día de la semana que la anterior), para hablar de un tema que últimamente se puso de moda en el medio de los comics, el cobro que hacen algunos creativos por su autógrafo, en específico Neal Adams.

Aunque la discusión de este tema ha sido algo reciente en los medios en ingles, este mismo año yo ya había expresado mi opinión sobre este tema en diferentes medios, cuando Humberto Ramos anunció que si bien iba a estar en la Mole de principios de este año, únicamente iba a firmar un comic por visitante a su stand y si uno quería otra tendría que pagar una cantidad (de momento no la recuerdo) por cada comic subsecuente. Esto claro si no querías que pusiera su rúbrica en el Amazing Spider-Man #1, porque este título tendría el costo extra sin excepción. Esto no es nuevo de parte de Humberto. En otras ocasiones he visto que ha tenido esta misma restricción para las firmas. Incluso en los eventos que ha realizado en diferentes tiendas ha determinado que solamente lo haría en un comic determinado, en particular algún número especial o portada variante.

Como lo comente en aquella ocasión y lo hago otra vez aquí, me parece un poco ridículo. Su argumento, que en cierta medida es válido, es que quiere deshacerse de los revendedores y/o los especuladores. Sin embargo me parece que dicho argumento se cae si, sencillamente decide dedicar los comics. ¿No quieres tu comic dedicado? No te lo firmo. Igual y la gente que ya lo trata de odioso lo seguiría haciendo, pero algunos fans podrían tener una opinión diferente de el. Ahora, este tema (y este servidor) no tratan de atacar a Humberto, cada quien es libre de hacer lo que quiera con su firma y cada quien es libre de ver si le pides una o varias (o ninguna). El tema es otro.

Otro de los argumentos que comentaban en dicha ocasión era el de el tiempo/trabajo. Una persona comentaba que los artistas perdían un fin de semana de su trabajo para poder venir a dar los autógrafos y por eso es que cobraban. Ese argumento me parece aún mas endeble. No soy dibujante, ni lo seré jamas, pero supongo que, a menos que estés bajo exclusividad en alguna empresa por lo cual cobras un cheque mensual, los dibujantes cobran o por número completo o por número de hojas dibujadas. Si ellos se tardan una semana o tres meses en dibujar un número igual les pagan (claro, a menos que seas una super estrella, si te tardas tres meses no se que tanto te van a volver a contratar). Sin embargo en las convenciones la gran mayoría de los artistas hacen comisiones, las cuales cobran al precio que quieran (y en este apartado el cobro me parece un tema diferente, ya que aquí sí están dedicando un tiempo considerable a realizar un dibujo, no nada mas escribir un garabato), por lo cual ganan bastante dinero. Pongamos el ejemplo de Todd Nauck. El cobra por su comisión mas sencilla cuarenta dolares. Si tomamos en cuenta que en México dibujaba cuatro por día (en EUA hasta 14 pero ese es otro tema), hace un total de ciento sesenta dolares, por tres días de trabajo, serían cuatrocientos ochenta dolares. Eso sin contar los prints y sus artbooks. No se cuanto le paguen en las editoriales, pero me parece que es bastante dinero para tres días de trabajo. Claro, Todd no es Neal Adams. Uno es una leyenda en el medio, pero que realiza mucho menos trabajo regular que el otro. Entonces, si ellos consideran que ni vendiendo sus dibujos/productos les salen los gastos, sencillamente deberían de declinar las invitaciones a las convenciones.

Y el último argumento de los que me ha tocado leer es que, si eres tan fan de cierta persona, te tendría que bastar con una sola firma, para que quieres mas. En mi caso particular, porque le tengo mucho cariño a diferentes historias de cada persona. Por poner un ejemplo, si algún día me tocara conocer a Kurt Busiek y solo me pudiera firmar un comic no se que le llevaría*, le tengo cariño a casi todos sus trabajos.

Ahora, voy a comentar mi experiencia. Yo he ido a dos convenciones. En la primera, el único que cobraba curiosamente no era un artista, era un escritor, el cual también esta perdiendo un día de trabajo y tiene menos ingresos extra en sus visitas. Era Marv Wolfman. Claro que hay que aclarar que existe un mundo de diferencia entre Marv Wolfman y dos de los artistas mencionados en esta lista. Marv es, al igual que Neal Adams, una leyenda. Y el te firmaba dos comics gratis. Y al parecer los cinco dolares que cobraba por cada comic extra iban para The Hero Initiative, una asociación que ayuda a los creativos que no tienen seguro medico y no tienen un trabajo estable. También había otro par de invitados de lujo. Jim Starlin y Peter David. El primero si tenía una restricción en las firmas, dos por visitante, y solo atendía como a doscientas personas diarias, y el segundo, aunque los organizadores habían dicho que solo iba a firmar tres comics, en realidad te firmaba lo que le llevaras (yo le lleve cinco comics, se de alguien a quien le firmo como veinte). Ninguno de los dos cobraba. Y en ambos casos se podía entender. Starlin tenía una filas enormes (seguramente muchos wannabe que solo lo conocían por ser el creador de Thanos) y en el de PAD porque hace no mucho tuvo un problema de salud muy delicado.

En mi segunda convención había una leyenda (David Lloyd) y un par de super estrellas (Jae Lee y, dependiendo de a quien le preguntes, Lee Bermejo). Ninguno cobraba la firma, aunque si había ciertas restricciones. David Lloyd solo le iba a firmar como a doscientas personas diarias, pero si te autografiaba dos cosas (no sabía, si no le hubiera llevado también mi dvd de V for Vendetta), Lee Bermejo solo autografiaba un comic (y resulto ser medio diva y casi no firmo comics por lo menos el día que yo fui). Jae Lee me firmo tres cosas, así que no se si tenía restricción.

Ya para concluir esta otra vez larga columna, supongo que ya se imaginan cual es mi opinión. Como comente en twitter el otro día, jamas he pagado, ni pagare por tener la firma de alguien.** Que se den por bien servidos que en algún momento ya desembolsé dinero en comprar un articulo donde ellos estuvieran involucrados. Si por lo mismo pierdo la oportunidad de tener la rúbrica de uno de mis ídolos, pues que pena. Mas pena les debería de dar a ellos cobrarte por algo tan banal como poner su nombre en un papel.

*En realidad si se que le llevaría: Superman: Secret Identity. Pero me quedaría con las ganas de tener su firma en Avengers Forever, Marvels, mi colección de Astro City…

**Si alguien algún día revisa mi colección se podrá dar cuenta que tengo comics autografiados (no dedicados) que no lo hicieron directamente a mi. Ese Wedding Album de Superman y el Superman #123 (el de el cambio al Superman eléctrico) me fueron regalados por seres queridos que si pagaron por ellos, pero técnicamente yo no lo hice.

#Yun

Fuente: Bleeding Cool