Todo empezó el 30 Octubre del 2012 cuando George Lucas vendió Lucasfilm, junto con las franquicias de Star Wars e Indiana Jones, al desalmado imperio de la rata Miguel, presidido por el satánico Bob Iger. Durante el anuncio de la adquisición, la malvada Kathleen Kennedy fue nombrada presidenta de Lucasfilm y además dijeron que tenían la intención de sacar una trilogía de secuelas de Star Wars.

La emoción de poder al fin disfrutar de la tercera parte de la saga de trilogías de George Lucas fue algo inmensurable. Sin embargo, en Enero del 2013, los miedos empezaron a surgir cuando anunciaron que J.J. Abrams iba a ser el director del Episodio VII, miedos que se acrecentaron en Octubre del mismo año cuando se anunció que Abrams (junto con Lawrence Kasdan) iba a hacerse cargo del guión.

Abrams es responsable de Lost, una de las peores porquerías que he visto en televisión, y la mención de su nombre me da ansiedad. Las primeras dos temporadas estuvieron muy buenas, pero para mí la serie se empezó a ir al caño desde el episodio donde Charlie siente la necesidad y necedad de bautizar al hijo de Claire. Estoy consciente de que Abrams dejó la serie a la mitad de la primera temporada y que sólo participó brevemente en el primer episodio de la tercer temporada; sin embargo, si leen o ven entrevistas con los creadores podrán darse cuenta que en repetidas ocasiones se dijo que desde un inicio sabían cómo empezaba y terminaba la serie, y que lo demás fue saliendo sobre la marcha. Así es que ese final tan horrible de Lost es culpa de Abrams y compañía. No importa que tan genial estuvo el reboot de Star Trek, el final de Lost es algo que no tiene perdón de Dios, Jehová, Yahveh, Krishna o cualquier deidad que les venga a la mente.

El 28 de Noviembre del 2014 esos miedos desaparecieron temporalmente después de haber visto el primer teaser.
La emoción de ver a los X-Wings y el Millennium Falcon de nuevo, y escuchar el genial tema de John Williams hace que todo sea fácil de olvidar. El poder de la nostalgia es tal que cualquier escéptico puede ignorar el horrible voice-over («There’s been an awakening» – Y luego critican a George Lucas por sus pésimos diálogos) y el terrible nombre de la película, The Force Awakens (pues que floja nos salió la Fuerza).

El 20 de Enero del 2015, Colider y Cinema Blend publicaron artículos en los que George Lucas declaraba que Disney había optado por desechar sus ideas para los Episodios VII, VIII y IX. Además, dijo que no tenía participación alguna en los nuevos episodios.

Los Episodios V y VI, en mi opinión, son los mejores de la trilogía original y superan por mucho a los de la trilogía de las precuelas. El Episodio IV es el que siento más flojo de la trilogía original y usualmente uso las palabras «poco presupuesto» para justificarlo. Pero tal vez el problema sea el mismo que la trilogía de las precuelas: George Lucas escribió el diálogo de la película. En el Episodio V el guión estuvo a cargo de Leigh Brackett y Lawrence Kasdan. En el Episodio VI el guión estuvo en manos de Lucas y Kasdan. La historia de todas las seis películas salió de la mente de Lucas, lo cual nos puede llevar a la conclusión de que sus historias son buenas, pero sus diálogos no. ¿Por qué desechar las ideas de George Lucas si lo único que necesita es de un buen guionista? ¿Eran malas sus ideas o la gente que está a cargo de Disney es tan estúpida que solo puede ver los árboles pero no el bosque? Yo me inclino por lo segundo.

El 16 de Abril del 2015 salió el segundo teaser de The Force Awakens y el abuso del factor nostalgia nuevamente estuvo al orden del día.
Escuchamos la música de John Williams y el voice-over de Luke, vemos algo que parece un Landspeeder pasar por un desierto donde yacen los restos de un X-Wing y un Star Destroyer, el casco chamuscado de Darth Vader, R2-D2, un lightsaber, los X-Wings, los Stormtroopers rediseñados, los TIE Fighters, un Star Destroyer funcional, el Millennium Falcon, el TIE Pilot, y la genial última escena donde aparecen Han Solo y Chewbacca. Este teaser es 100% apantallatetos porque, al igual que los magos, nos engatusaron e hicieron que no viéramos más allá de lo evidente.

El 25 de Abril del 2015, nueve días después de la salida del segundo teaser, Lucasfilm lanzó una bomba (cortesía de The Hollywood Reporter): El universo expandido de las novelas y cómics ya no era canónico. Las precuelas, la trilogía original y la serie animada de Star Wars: The Clone Wars fue lo único que quedó como canon. El anuncio claramente decía:
Con el fin de dar la máxima libertad creativa a los cineastas y para también preservar un elemento de sorpresa y descubrimiento para el público, los Episodios VII-IX de Star Wars no van a contar la misma historia que se contó en el universo expandido después de Return of the Jedi.
El anuncio también mencionaba que los elementos introducidos en el universo expandido iban a permanecer disponibles para su uso en el futuro. Es decir, Lucasfilm estaba gritando entre líneas: Somos gente insulsa y falta de creatividad así es que nos reservamos el derecho de piratearnos todo lo que queramos para contar nuestras historias y hacerles pensar que son ideas frescas y nuevas.

El trailer oficial de la película salió el 19 de Octubre del 2015.
Pero ya para esas fechas era demasiado tarde. Mi temor a que The Force Awakens fuera un refrito de A New Hope con ideas del universo expandido era tan grande que el trailer me pasó completamente de noche. Mi temor se fue acrecentando conforme se acercaba la fecha del estreno, y eventualmente me hice la idea de que Disney y compañía iban a tratar de hacer que los nuevos personajes y amenaza hicieran palidecer a los de la trilogía original. A pesar de esto, aún tenía la esperanza de que la película me fuera a gustar.

SPOILERS AHEAD!!! YOU HAVE BEEN WARNED!!!

Decir que la película me decepcionó sería una mentira. Es exactamente lo que esperaba: Sobre explotación de la nostalgia, una historia demasiado similar que la de A New Hope, elementos «prestados» del universo expandido y personajes que muchos pueden argumentar hacen palidecer a los originales.

Finn es C-3PO, alguien que está programado para hacer una tarea específica y que es cobarde por naturaleza. Pero C-3PO siempre ha sido un cobarde, Finn mostró su fortaleza y heroísmo al final.

BB-8 es R2-D2, un Astromech Droid al que se le da un mensaje secreto que debe proteger a diestra y siniestra. BB-8, al igual que R2-D2, lanza descargas eléctricas para agredir a los que percibe como hostiles y es muy leal.

Rey es una combinación de Luke Skywalker y Han Solo, una chatarrera que vive en un planeta desértico y que añora irse de el, pero no puede por motivos familiares. Su afinidad con la Fuerza es tal que, a pesar de ser neófita, puede enfrentar y derrotar a alguien que ya ha sido entrenado. También es una piloto muy hábil y capaz que puede hacer volar una nave que lleva muchísimos años sin poder hacerlo. El hijo de Anakin Skywalker y el piloto más hábil de la galaxia no serían capaces de hacer esto solos.

Kylo Ren es un intento fallido de recrear a Darth Vader, un guerrero del lado oscuro de la Fuerza que busca la destrucción de la Resistencia y de su antiguo maestro. Al igual que su abuelo Anakin en los Episodios II y III, Ben Solo es un niñote llorón, berrinchudo, despreciable y con un enorme complejo de inferioridad. La historia de Ben Solo no puede ser igual de trágica que la de Anakin, un niño que no tiene padre, vive como esclavo, le rompen el corazón cuando matan a su madre y le arrancan el alma cuando lo engañan diciéndole que su esposa e hijos murieron. Ben Solo es un malnacido y malagradecido que literalmente mata a su padre por la espalda. Este niño malcriado no tiene el perdón de ningún tipo de deidad y no es merecedor de la redención.

El líder supremo Snoke (¿A quién se le ocurren estos nombres tan cacas? Y luego acusan a George Lucas de ser mal escritor), mejor conocido como Lord Voldemort pero en chafa, es el emperador Palpatine. El misterioso líder de la New Order y maestro de Kylo Ren que quiere dominar la galaxia con su pálido puño de carne y hueso.

Starkiller Base es la Death Star, un planeta que es capaz de destruir sistemas solares. ¡¡¡Esta es la cosa más «bad ass» y original de la película!!! Ni de chiste. La Starkiller Base es una idea «prestada» del universo expandido. En Marzo de 1994 salió Jedi Search, el primer libro de la trilogía Jedi Academy escrita por Kevin J. Anderson. En esta novela hace su primera aparición una nave casi indestructible, llamada Sun Crusher, que es capaz de hacer que un sol se convierta en una supernova y por ende destruya todos los planetas de ese sistema solar.

Esa no es la única idea «prestada» del universo expandido. Cuando Kylo Ren y Rey tuvieron su duelo de lightsabers recordé claramente el duelo entre Jacen y Jaina Solo (los hijos gemelos de Leia y Han en el universo expandido) en la novela Invincible, escrita por Troy Denning, la novena y última parte de la serie de libros Legacy of the Force (escrita por varios autores).

Además de esos, tenemos varias escenas que rinden homenaje a la trilogía original. Los interrogatorios de Poe Dameron y Finn son alusivos al interrogatorio de Leia en A New Hope. El escape de ambos de la nave de la First Order hace referencia al escape de Leia y compañía de la Death Star en el Episodio IV. El escape de Rey, Finn y BB-8 a bordo del Millennium Falcon es similar a la escena de The Empire Strikes Back. La escena donde Finn les habla de la Starkiller Base hace alusión a las escenas de A New Hope y Return of the Jedi. El ataque a la Starkiller Base también es una referencia a los ataque de las Death Stars en los Episodios IV y VI. La escena donde Han y Chewbacca están colocando los detonadores para deshabilitar los escudos de la base es muy similar a la escena de Return of the Jedi. Inclusive la muerte del personaje principal alude a la famosa escena de A New Hope.

En The Phantom Menace también hay una escena similar a la del ataque a la Death Star y también muere el personaje principal. La batalla entre los Gungan y los Droids es un homenaje a la batalla entre los Ewoks y el Imperio en el Episodio VI. ¿Cuál es el problema? En las precuelas los homenajes son contados y en The Force Awakens aparecen uno tras otro y no son nada sutiles. Además, en A New Hope matan al viejito Jedi que teníamos poco de conocer y en The Phantom Menace matan al greñudo y feo Jedi que también llevábamos poco de conocer, mientras que en The Force Awakens matan al muy conocido rufián que apareció por primera vez hace más de 38 años. Eso es un mundo de diferencia.

La película técnicamente no es mala, de serlo me estaría quejando de eso. No tengo problema con la dirección, edición, actuaciones y efectos especiales. Mi única queja es la historia. Yo quería una historia original con guiños a la trilogía original. Esta película fue un descarado refrito de A New Hope pero con elementos robados del ya no canónico universo expandido. Han y Chewbacca nuevamente son contrabandistas y Leia está en la Rebelión o Resistencia. Los Jedi nuevamente son considerados un mito. Un pequeño grupo de héroes debe ganarle a un casi interminable ejército malvado. Por si fuera poco, trataron de hacer que los eventos de esta película fueran más épicos que los de las anteriores y siento que quisieron que los nuevos personajes fueran mejores que los originales. La revelación de que Kylo Ren es nieto de Anakin e hijo de Han y Leia no me sorprendieron porque a esas alturas los homenajes a el Episodio IV y la trilogía original eran tantos que ya todo lo estaban telegrafiando. La muerte de Han también fue predecible.

Honestamente no entiendo porque la tienen certificada como fresca en Rotten Tomatoes. Para ser fresca debe ser original o contar de forma muy creativa una historia conocida. The Force Awakens no es ni una ni otra.


A los que sólo han visto las 6 películas anteriores y que se les puede manipular con la nostalgia esto es algo que no les va a importar porque sólo son fans casuales, pero los que por años estuvimos leyendo los cómics de Dark Horse y las novelas del universo expandido siento que nos dieron una enorme bofetada. La muerte de Han Solo a manos de su cobarde hijo creo que fue el insulto más grande a los fans de hueso colorado. Si yo fuera George Lucas, en estos momentos estaría reunido con mis abogados preparando una demanda para dejar a Disney, Kathleen Kennedy, J.J. Abrams y Lawrence Kasdan sin dinero, encuerados y de patitas en la calle.

#Solid

Fuentes: Wikipedia (Lucasfilm, Star Wars: The Force Awakens, Star Wars sequel trilogy, The Empire Strikes Back y Return of the Jedi), YouTube, Collider, Cinema Blend, The Hollywood Reporter, Wookieepedia (Jedi Search, Sun Crusher y Legacy of the Force: Invincible) y Rotten Tomatoes.