¡Peligro, romance y mutantes esperan en Japón! Wolverine viaja al este buscando amor, pero solo encuentra furia esperándolo. Humillado en batalla frente a Mariko Yashida, Wolverine desquita su ira en contra de the Hand y su pasión con la hambrienta de pelea Yukio. Mientras batalla entre su lado bestial y su hombre interior, el deberá decidir que le servirá mejor para vencer a sus enemigos y recuperar a su amada.

Hace unos diez años, Marvel decidió sacar a la venta una serie de tomos en pasta dura la cual denominó como «Marvel Premier Classic», en la que fueron reeditando historias clásicas que no eran fáciles de conseguir para sus lectores. Yo, que siempre había tenido interes en leer algunas de estas, me hice de varios de estos tomos, como «Kraven’s last hunt», «God loves, man kills» o «Born again». Cuando en los previews salio anunciada la reedición de la miniserie original de Wolverine no estaba seguro de comprarla, sin embargo en una de esas pláticas que tenía en las madrugadas con otro de los colaboradores de esta página, este me motivo a hacerlo, diciéndome que era una de las mejores historias de Marvel jamás publicada. Así pues, me animé, la compré, y la leí. Y no me gusto. Y la guarde en mi librero. Por aproximadamente diez años. Hasta que decidí darle otra oportunidad para escribir una reseña. La leí pensando que igual y estos diez años tal vez habían conseguido que cambiara mi opinión hacia esta miniserie. El resultado fue el mismo.

Entonces se preguntarán mis lectores ¿porque si la historia no le gusto a Yun la incluye en «clásicos secuenciales» y no en «destrozando los clásicos». Pues verán, el que no me guste una historia no indica que esta sea mala. Sencillamente el género y la narrativa de esta no son lo mio.

En esta aventura, Chris Claremont y Frank Miller, el guionista y el dibujante respectivamente, llevan a Wolverine a Japón a investigar el porque Mariko Yashida, su entonces pareja sentimental, no había recibido sus cartas y porque en su casa le habían colgado el telefono cuando este había marcado. Ya estando ahí, este se entera que Mariko ha sido casada por su padre con otro miembro de los yakuza. Logan, que no podía ver lo que le habían hecho al amor de su vida decide intentar ayudarla, sin embargo las cosas no seran tan sencillas, aún para el mejor que hay en lo que el hace.

La poderosa imagen que abre la miniserie, 
con la frase que definiría a Wolverine 
en los años por venir.
La historia es estupenda. Chris Claremont y Frank Miller se complementan de manera casi perfecta, creando una aventura épica que solo ellos podrían plasmar en papel. Por un lado, Chris logra escribir una historia autocontenida que no necesita de demasiados conocimientos previos para poderla disfrutar, con bastante acción, pero con un toque de misterio y romance muy bien balanceado. Por el otro, Frank nos deleita con unos trazos muy limpios y unas secuencias muy dinámicas en las escenas de acción que ya le envidiarían muchos de los artistas actuales.
Wolverine enfrentando a su «suegro», una de las pocas veces
que se ve derrotado. Algo que no se ve todos los días.
 
Entonces, si esta miniserie tiene tantas buenas cosas, porque no me gusto (dos veces). Pues verán, no soy demasiado aficionado a las historias de acción ni en el cine ni en mis lecturas. Y esta tiene mucha, mucha acción. Además de esto, no soy muy afín a la cultura japonesa. Todo lo que tiene que ver con ninjas, yakuzas y en general con las costumbres de ese pais no me parecen tan fascinantes como a mucha gente que conozco. Y por último, aunque Wolverine no me desagrada tampoco es mi mutante favorito.

En fin, aunque no considero esta miniserie como una de las mejores jamas publicadas, tampoco puedo decir que perdí mi tiempo leyéndola. Si Wolverine les parece un muy buen personaje, les gustan las aventuras plagadas de acción (en especial de artes marciales) o simplemente quieren pasar un buen rato, creo que esta historia puede ser para ustedes.

 
 
#Yun