Las expectativas por ésta película deben haber sido las que más hayan variado en la historia.

  • Al principio se anunció la película. Lo primero que sentí fui indiferencia.
  • Posteriormente se anunció el elenco y al tiempo vimos a los actores ya caracterizados como los personajes. Aunque hubo pulgares arriba para un par de ellos (Deadshot, Katana, Waller) las críticas sobre Harley Quinn o Killer Croc fueron tremendas. Honestamente me llamó la atención aunque la verdad no esperaba demasiado — la vería solo por inercia.
  •  Salieron los cortos de cine, la mayoría muy bien realizados. Las expectativas subieron, tal vez no sea una basura maloliente como Batman v Superman: Dawn of Justice, puede incluso que me entretenga.
  • A pocos días del estreno se vinieron las mundialmente aclamadas/repudiadas reseñas de los críticos. “Esto es peor que Batman v Superman: Dawn of Justice”. Claro que, como ser humano pensante, no permitiría que un montón de desconocidos muy conocidos rigiera mi manera de pensar, por lo que mis expectativas quedaron casi iguales, aunque debo admitir que fui con mayores reservas, tal vez no sea demasiado entretenida.

Llegó el día de verla en el cine y debo decir que recibí lo que mis expectativas más altas vaticinaban: Una película entretenida y hasta ahí.

Las actuaciones son de la media para abajo; la trama, casi inexistente, y el villano tan plano como un tablón (en sentido figurado). Sin embargo, las escenas de acción (burda pero divertida), los efectos visuales, los vestuarios (algunos muy fieles al comic), el humor (simple pero no sobra), los cameos (uno de ellos inesperado. Los disfruté bastante, y agradezco sobremanera que el resto solo hayan sido anecdóticos) y el uso indiscriminado de poderes vistosos hicieron de esta película algo disfrutable.

En términos generales ésta película es hueca, sin alma, plana, mala para terminar pronto, pero entretenida, no te vas a aburrir al ir a verla, te reirás más de una vez, tus ojitos destellaran muy vacilantemente al ver elementos reconocibles del Universo DC que tanto amas y tanto extrañas, disfrutaras las escenas absurdas de acción hasta el punto que tú mismo(a) te lo permitas y saldrás de la sala sin sentir que fue un total desperdicio de tiempo y dinero.

No, ésta película no es peor que Batman v Superman: Dawn of Justice  ni siquiera creo que puedan estar a la misma altura. Esta película cae en la categoría de “pasable”, “regular” o “palomera”. Tu alma no morirá un poco después de verla y, en mi caso, me demuestra que tal vez, y solo tal vez haya algo de esperanza aún para el universo fílmico de DC.

Es un avance después de todo. A estas alturas no parece que pueda haber algo que le impida a Warner Bros. el seguir su camino de continuar expandiendo su sensacional visión del universo DC, por lo que lo único que nos queda ahora es verle la mejor cara a la moneda: La pendiente que andaba por ahí de los 80 grados ahora bajó a unos 60. El camino sigue siendo muy difícil y es poco probable que mejore, pero al menos ya no se ve inalcanzable y sé que esto es lo más triste de todo, pero si hemos de tener películas tipo Michael Bay en vez de tener Batman v Superman: Dawn of Justice de Sack Snyder, prefiero mil veces Transformers para mi desgarbado, alicaído y descolorido universo DC. Ya qué.

Veredicto: 3.5 de 5 rayitos en mi Botesómetro.

¿La compraré en su versión casera? Es probable, pero mejor que sea uno o dos años después para que aparezca en las rebajas.

#BotePower