¿Qué decir del Universo Extendido de DC Comics? Creo que definirlo como “tortuoso” le queda corto, y es que el camino que han recorrido ha sido complicado y lleno de baches – casi todos generados por ellos mismos.
 
Aunque hay que comprenderlos; el apabullante éxito de Marvel Studios fue tal que los orilló a tomar medidas desesperadas y apresurarse en formar su propio universo cinematográfico. Tristemente la cabeza de tal proyecto fue alguien que simplemente no entendía a los personajes con los que trabajaría. La visión retorcida y enfermiza que Zack Snyder tiene de los superhéroes le dio al traste a las piedras angulares del ambicioso plan de Warner y DC para llevar sus personajes a la pantalla grande.
 
Man of Steel’ y ‘Batman v Superman: Dawn of Justice’ casi destruyen las buenas intenciones del estudio y pulverizó los corazones de los fans cuando Don Zacarías le escupió en la cara a personajes tan entrañables como Superman y Batman y los convirtió en un par de monigotes sin chiste nada heroicos que continuamente traicionaban aquello por lo que luchan y lo que representan.
 
Sin embargo a más de un año de distancia de aquel funesto 2016 la esperanza vino armada con espada, brazaletes y lazo de la verdad cuando la Mujer Maravilla de Patty Jenkins y Gal Gadot maravilló al mundo. ¿Podría ser que éste mal-habido universo tuviera una salvación? La salida de Snyder de la ya muy avanzada película de Justice League indicaba que sí…con reservas pero sí.
 
Así que ahí estábamos, bien listotes para ver la premier de la Liga de la Justicia. Con los pies bien plantados sobre la tierra y sin saber realmente qué esperar pero conscientes de que las expectativas deberían ser bajas, después de todo la magia de Whedon podría o no salvar una película que ya estaba prácticamente terminada. No había nada seguro.
 
A final de cuentas no sé si sería que efectivamente iba con muy bajas expectativas o si mi reconocida nula imparcialidad haya aflorado pero la película me gustó. Y mucho.
 
Si, tiene sus defectos. La trama es sumamente simple y se nota a leguas que unas partes son de la versión de Snyder y otras son las re-tomas que Whedon tuvo que hacer. Básicamente es un Frankenstein que a veces está de buenas y a veces de malas y el villano es más que genérico. Sin embargo y a pesar de todo el resultado es bastante satisfactorio una vez que te enfocas en lo que importa: Los personajes.
 
Todos tienen su momento amargo y oscuro al inicio pero al paso del tiempo van mejorando y lo más importante de todo es que los personajes son reconocibles, no solo visualmente sino de fondo (ok, el Aquaman de Jason Momoa cuesta trabajo pero ya nos habíamos hecho a la idea hace mucho). Wonder Woman es fuerte e inspiradora, Flash es veloz y simpático, Aquaman eh…¿Nada? Y bueno, tiene porte. Cyborg es todo tecnológico y no es el bulto que parecía que sería y Batman sí es bien darks pero ya no parece que tenga algo atorado en la retaguardia y todos cumplen con el principal requisito de los superhéroes de verdad: Son heróicos y luchan por el bien de las personas; además de que la química entre todos ellos es más que agradable y espontánea.
 
Pero el paso hacia adelante más firme y bien hecho en ésta película fue Superman. El Superman que vemos en ésta entrega no es el niño constipado que le rehúye a sus responsabilidades como el símbolo de verdad y justica que debe ser. No, el Superman de esta cinta es verdadero, es inspirador, transmite confianza y le da esperanza al mundo con su simple presencia.
 
Las caracterizaciones me dejaron bastante satisfecho. Ya conocíamos a Gal Gadot como Wonder Woman pero los demás eran un misterio. Jason Momoa, Ezra Miller y Ray Fisher interpretaron adecuadamente a sus personajes y no sentí que ninguno me quedara a deber. Ben Affleck hasta simpático resultaba ahora que no era un desquiciado engendro de la noche y como lo mencioné antes, el Superman de Whedon representado por Henry Cavill es sencillamente fantástico, justo como debería ser.
 
Hay escenas que en verdad me fascinaron, la acción es buena y las referencias a los comics se agradecen ampliamente (las escenas post-créditos están de no perderse), así que juntando todo lo bueno y las ansias contenidas por años de poder ver a mis superhéroes favoritos en el cine y todo lo que significó que las primeras dos películas de DCFU fueran basura, la experiencia de ver Justice League fue sorpresivamente satisfactoria y me da esperanzas de que ahora sí tengamos películas de calidad de este otro lado de la competencia. Ya tuvimos Wonder Woman, ¿Por qué no tener más?
 
Veredicto, 4 de 5 rayitos en mi sorprendido y maravillado Botesómetro. Exijo mi estatua edición especial del Bluray cuando salga.
 
 
My two cents.
 
#BotePower