La obra maestra de Warren Ellis no solo no envejece, es terroríficamente vigente.