Los Power Rangers es de esas series de la niñez que deben quedarse en la memoria de los fans y permanecer con los bellos recuerdos para jamás volver a ser perturbados.
 
Es un consejo de vida: Nunca intenten retomar esas series de antaño que recuerdan con tanto amor porque se llevarán el chasco de sus vidas. Habrá sus casos especiales pero si se ponen hoy en día a ver alguna de esas series se preguntarán como era posible que les gustara semejante atrocidad.
 
Los Power Rangers era una serie de acción al más puro estilo “Super Sentai” de la industria japonesa (que básicamente son superhéroes en mallas peleando contra botargas de monstruos). La premisa era simple: Los héroes debían salvar a la ciudad del ataque de las botargas malvadas que invariablemente eran derrotadas. Entonces la botarga más mala se agigantaba y los héroes debían treparse en sus vehículos super hellou para armar un robot gigante y terminar derrotando a la botarga más mala y así salvar el día…cada tercer día o algo así.
 
Héroes espaciales/ninja, monstruos, robots y un tema de entrada por demás pegadizo, ¿Cómo no amar esta serie teniendo alrededor de 10 años? Imposible, el éxito de los Power Rangers en los 90s era avasallador y los mocosos de entonces nos atiborrábamos de mercancía: películas, figuras de acción, disfraces, miniaturas, etcétera y más etcétera.
 
Cuando nos enteramos de que se realizaría una película nueva sobre ésta franquicia, más de uno levantamos la ceja. No solo por la nostalgia; ya si te ponías a analizar los hechos, adaptar modernamente un concepto como éste era una tarea ardua. ¿Cómo evitar caer en el descrédito de los fans?, ¿Cómo modernizar y adaptar la historia?, ¿Cómo hacer para que el producto final no sea algo tan cursi como la versión original?…les digo, adaptar una historia tan “infantil” sin que el producto final resulte así o termine siendo demasiado alejado del concepto original es algo muy complicado y la verdad en mi caso nunca estuve convencido de que fuera una buena idea…hasta que vi el primer trailer.
 
No se sabía nada sobre los personajes ni de cómo se adaptaría la historia en sí, pero la presentación que se nos dio en ese entonces (y los posters que aparecieron posteriormente) realmente me hicieron pensar que ésta puesta en escena no sería un total adefesio. Si, me dieron genuinas ganas de verla.
 
La fecha llegó y quedé sorprendido. Puedo decir sin temor a equivocarme que la película es legítimamente buena. No, no es sarcasmo y dejo de lado mi faceta fanboy por que sí, tuvo muchos regalos para nosotros, guiños y referencias que uno como fan disfrutó bastante, pero viéndola fríamente me impresionó que de principio tuviéramos…personajes.
 
Me explico, en la serie el mayor desarrollo de personajes que teníamos era éste: el rojo era el líder, el verde era el chido, el azul era el nerd, el negro…el negro, la rosa la mujer y la amarilla…la china. Y ya, el resto solo era los 5 o 6 monigotes vestidos de colores peleando contra las susodichas botargas. Ahora es diferente, a media película ya conocemos a los personajes muy a fondo: sus personalidades, sus motivaciones, sus problemas, básicamente qué los define, todo esto a la par de la travesía super héroica y super espacial que durante mucho tiempo solo es adorno de la película, más que la premisa. Lo importante es conocer a los personajes y ver como congenian unos con otros para que al final de la cinta tengan motivos reales para luchar contra el mal y ser amigos verdaderos.
 
Esto fue lo que me sorprendió y lo que más satisfizo de la película: realmente se ve creíble cómo 5 individuos que ni se conocían antes (y si lo hacían no se llevaban bien) terminan siendo un equipo de superhéroes que además de todo son amigos. Las personalidades de todos ellos me gustó y están muy bien definidas (Billy se lleva la película). Zordon y Alpha por su parte, muy bien adaptados también, con su lado cursi de la serie noventera pero con personalidades reales que ayudan a la trama en la parte superheróica/espacial. Rita Repulsa, una de mis más grandes quejas al inicio de las noticias, sí terminó convenciéndome: el nuevo enfoque que le dieron a su origen me gustó mucho, y aunque fue de lo más “infantil” de la película debo reconocer que me gustó bastante. Y los Zords…el momento en el que todos se montan en ellos y salen al ataque fue los más nostálgico y satisfactorio de la película.
 
No les voy a decir que es de las mejores películas de superhéroes de todos los tiempos pero sí debo admitir que supera la media, es una buena película por si misma y merece ser vista, y si eres fan de la serie que mejor.
 
Calificación: 4 de 5 rayitos en mi botesómetro
¿La adquiriré en su versión casera? Mas les vale entregarme un cascote rojo con mi Bluray.
 

My two cents.

#BotePower