Ha llegado a su fin oficialmente la fase dos del Movieverso de Marvel y como cerrojo tenemos a uno de los miembros fundadores de los Avengers en los cómics y sin embargo uno de los héroes más ninguneados de todos: ¡El Hombre Hormiga!

Luego de ver los avances teníamos claro de qué tipo de película íbamos a tener: humor, acción, superpoderes y hormigas. Y fue justamente eso lo que recibimos.

Scott Lang (interpretado de muy buena manera por Paul Rudd) es el convencional héroe no-convencional que Marvel nos ha venido mostrando en sus películas (Robert Downey Jr. o Chris Pratt por ejemplo).

 

Entiéndase que no es el héroe abnegado, responsable y valeroso que suele ser el prototipo en los superhéroes clásicos, sin embargo si nos muestra muchos otros atributos como la lealtad, el sacrificio y el heroísmo estando dispuesto a arriesgarlo todo por sus seres queridos.

La película está cargada de humor y escenas de acción bien logradas (la demostración de los poderes es fantástica) y los personajes tienen sus motivaciones bien definidas y son convincentes (Evangeline Lilly es buena y Michael Douglas es magnífico).

Eso sí, está atiborrada de clichés y los chistes de los personajes de apoyo llegan a desesperar. El villano, como ya es costumbre, es el punto más débil de la película. Básicamente nada en él tiene sentido más que ser un niño malcriado y psicópata.

Tenemos obvias referencias a Los Vengadores (y digo obvias no porque la referencia sea descartada, es mas que eso, literalmente te la echan a la cara. Lo digo porque era obvio que ahí estarían) y el final conecta directamente a lo que se avecina en la etapa «final» de Marvel.

 

Personalmente me agrado mucho todo lo referente a Hank Pym. Desde que lo apartaran descaradamente de todo lo concerniente a Ultron y de que no sea él el protagonista de la cinta, éste había sido el detalle que más me había disgustado en cuanto a adaptación se refiere de los cómics a la pantalla grande. Sin embargo el papel que desempeña en esta cinta es mas que digno y le dan el peso que le corresponde. Bien por eso.

A final de cuentas tenemos una película simple, muy divertida con buenos momentos y con poderes alocados que cumple con la función de entretenernos durante las dos horas que más o menos dura la cinta. No es la mejor película de Marvel ni mucho menos (de hecho en cuanto a eso queda algo relegada) pero cumple y no decepciona.

Calificación: 4 de 5 rayitos en mi Botesometro.

¿Conseguirla en versión casera? Ténganlo por seguro.

PD: No volveré a matar una hormiga en mi p#ta vida.

My two cents.

#BotePower