Intrigado es la palabra que utilizaría para definir mi postura al respecto de ésta película. La primera parte de ésta exitosa franquicia no pude verla (entendiendo que cuando digo “no pude” significa “no quise verla por cobardía”) así que cuando escuché las buenas impresiones que causó en su estreno ésta segunda parte me decidí a verla.
 
Claro que lo primero que pensé fue que tendría que ver antes la primera parte pero gracias a mis amistades me enteré de que podías perfectamente ver la segunda sin haber visto la primera sin que te pierdas en la trama así que ya no había impedimentos para ver esta nueva entrega del Conjuro.
 
Cada cabeza es un mundo y la mía en cuanto a películas de terror se refiere es particularmente especial. El tipo de terror que me gusta es en el que juegan con tu mente, donde no sabes qué está pasando o por qué, donde ocurren cosas inexplicables, desconcertantes y perturbadoras y donde lo más importante debe ser la atmósfera. Ese es el elemento principal que me provoca “miedo”, no el monstruo horripilante o las vísceras de su víctima o los “screamers” que nunca pueden faltar. Para mi lo realmente trascendente de una película de terror es la atmósfera y debo decir que en The Conjuring 2 la atmósfera es buena pero no siempre está presente.
 
A lo que me refiero es que los sucesos paranormales en esta película no se dan durante toda la entrega. No me malentiendan, eso no es malo en sí, se agradece que haya una historia detrás de una película de terror pero sentí que en este caso se enfocaron demasiado en el trasfondo de los personajes en vez del hecho terrorífico en sí mismo y a momentos la película se siente muy lenta y hasta tediosa.
 
En cuanto al terror quedo parcialmente satisfecho. Hubo buena atmósfera cuando se necesitaba pero en mi muy personal gusto creo que, como ya lo dije, sentirte acosado sin saber qué es lo que lo origina da más miedo que a mostrarte al monigote horripilante, demonio o lo que sea descaradamente en la pantalla. Y tampoco digo que esté prohibido verlo pero si eso lo dejamos para el clímax de la historia se siente mejor que verlo a cada rato casi desde el inicio. Los sustos son buenos (al inicio, antes de que nos avienten al monote feo ese, si se siente un terror bastante bueno) y hubo algo que se me hizo muy curioso que solo había visto en videojuegos o comics donde antes de acabar con el jefe final tienes que pasar por el enemigo secundario.
 
La historia en si es buena (desconozco que tan veraz sea o qué tanto le hayan metido de su cuchara), la manera en que los protagonistas están decididos a ayudar a la familia víctima del fenómeno malvado y todo el rollo de la premoción le da un buen sabor y lo que más agradecí (y que tantas buenas películas de terror me ha arruinado) es que no fue el típico final de película de terror molera donde…ah bueno eso mejor no se los digo. Cualquier duda en los comentarios 😛
 
Así que al final salí con buen sabor de boca, no totalmente satisfecho peor tampoco decepcionado. Me dicen que la primera está mejor. Ya me siento obligado a verla a ver qué tal está. Tal vez así el agarre más cariño a ésta segunda parte pero por lo pronto:
 
Calificación: 3.5 de 5 rayitos en mi Botesómetro. ¿La conseguiré en su versión casera? Solo que la primera sea deveras muy buena, que el Spinoff de la che Monja sea decente y que los armen en un paquetito muy bonito de colección.
 

My two cents. #BotePower