Mi escritor de cómics favorito y mi personaje favorito; intrínsecamente ligados en mi mente. Es natural que mis dos historias favoritas de Batman hayan sido escritas por Grant Morrison.

Batman RIP

Batman v1 #676-681
Guión: Grant Morrison
Arte: Tony Daniel
Año: 2008  

“Batman thinks of everything

Pocas historias han dividido la fanaticada de una manera tan drástica como Batman RIP, del desquiciado autor Escocés favorito de todos Grant Morrison y el dibujante Tony Daniel. Para muchos, esta historia fue el punto de quiebre en lo que respecta al Batman de Grant Morrison; una clara muestra del escritor dejando que sus interese vuelvan la historia incomprensible, mientras que para otros, fue una recompensa: una narrativa compleja en la que desembocaban las líneas argumentales en las que Morrison había estado trabajando durante casi tres años. Dado que la historia funge como culminación de un trabajo mayor, su inclusión en una lista de lo mejor de Batman es difícil; no se sostiene por sí sola, sin embargo, es tan buena, tan rica en temática, que no podía no incluirla.

La historia, tan criticada por su complejidad, puede ser descrita de manera sencilla: tiempo atrás, Batman se había sometido a un experimento en aislación para entender mejor la mente de sus enemigos. Años después, al llevar a cabo el ritual budista conocido como Thogal, Batman encuentra un agujero en su mente, algo que no debería de estar ahí. Reconociendo la presencia de un ataque en potencia, Batman crea una personalidad distinta para darle tiempo a su mente de sanar cuando el ataque inevitablemente se lleve a cabo.

¿Ven? Batman realmente piensa en todo.

La esencia de la historia se destila en dos simples aforismos: “Batman no está loco” y “Con suficiente tiempo de preparación, Batman puede derrotar lo que sea

Puede sonar contradictorio que Batman no esté loco, después de todo, la mitad de Batman RIP se centra en Batman dando vueltas en un disfraz morado y rojo brillante mientras que la línea entre lo ilusorio y lo real se borra hasta quedar casi inexistente. El Batman de Zur-En-Arrh es la locura personificada, lo cual es el punto de su existencia y la manera, vía negativa, de probar que Batman no está demente.

Zur-En-Arrh” viene de “Zorro in Arkham”, las últimas palabras pronunciadas por el doctor Thomas Wayne antes de ser asesinado que Bruce no entendió correctamente. Nacida en el momento de la concepción de Batman, la frase Zur-En-Arrh representa la forma concentrada y sin diluir de la identidad de Batman; la identidad que, sin ser sincretizada con Bruce Wayne, podría representar la locura absoluta. Esta palabra se mantuvo oculta en la psique de Bruce hasta que salió a relucir durante un enfrentamiento con el Profesor Milo, en el que el contacto con su gas alucinógeno desembocó en la extraña aventura del Batman/Superman del Planeta X, una de las historias más memorables de la Era de Plata del Encapotado. El Doctor Hurt – el Enemigo de hermética naturaleza, el Hoyo en Todas Las Cosas – la utilizó para crear una sugestión post-hipnótica. Su objetivo: la destrucción de la mente de Batman.

La opinión popular es que Batman es la verdadera personalidad de Bruce Wayne, con todo lo demás siendo una máscara. Bruce Wayne está loco porque es Batman. Sin embargo, lo opuesto es lo correcto: Bruce Wayne no está loco precisamente porque es Batman. “Batman” “Millonario” “Empresario” “Playboy” son los aspectos de un todo; son los aspectos que Bruce Wayne utiliza para cumplir su misión, y la existencia de ellos no es un signo de locura, de igual manera que los roles que tomamos en nuestra vida cotidiana no significan que deban encerrarnos en el equivalente del mundo real del Asilo Arkham. El Batman de Zur-En-Arrh representa lo que pasaría si Bruce Wayne no hubiera logrado canalizar la tragedia de la muerte de sus padres. Pero esa personalidad, por sí misma, no existe, fue separada de manera artificial en caso de un catastrófico ataque a la mente de Bruce.

El plan del Doctor Hurt parecía cubrir todas las bases. Una vez plantada la sugestión post-hipnótica que sería activada por la palabra mágica – es Morrison, “Zur-En-Arrh” es una palabra mágica, de connotaciones sibilinas y contradictorias – se dedicó a destruir sistemáticamente la vida de Bruce Wayne. Atacando la reputación de Thomas y Martha Wayne y creando una visión retorcida del Club de Héroes – los héroes internacionales inspirados por Batman. Tenía todo preparado para su final Danza Macabra que, por su valor mitológico, no podría llevarse a cabo en ningún otro lugar que no fuera el Asilo Arkham. Un fantástico plan que tenía una sola falla: sería utilizado contra Batman.

La idea de Batman siendo prácticamente invencible nace de The Dark Knight Returns, y fue alimentado de manera memorable por el mismo Morrison y Mark Waid en JLA. Los que objetan a esta caracterización se basan en el aspecto humano y sin poderes de Batman, pero eso es no comprender al personaje: Batman es un superhéroe, y aunque no puede volar o mover montañas, tiene las mismas características superheroicas de otros personajes, manifestadas de distinta forma que los despliegues externos de poder. Para Grant Morrison, Batman se ha entrenado en cuerpo y mente y ha amasado los atributos de los mejores detectives, maestros Zen, yoguis y atletas olímpicos; es el puente entre la humanidad y el superhombre Nietzscheano. La culminación del potencial humano y, por lo tanto, está preparado para lo que sea.

La imaginación es la Quinta Dimensión, y Batman RIP se desarrolla allí. La historia es un estudio del personaje y de su Identidad, pero de igual manera está llena de conceptos que la hacen muy Morrisoniana. Es el final del primer acto de la saga épica de Batman de Grant Morrison en el que se dedicó a explorar el significado de Bruce Wayne, del murciélago, de Gotham y de la intemporalidad del Manto. Una vez que se exploró la importancia de Bruce Wayne para generar el Bati-Sigil, se establece, en las secuencias que encuadran la historia, que Batman y Robin nunca morirán y se solidifica la continuidad del personaje, sus décadas de historias, como parte del arco de Bruce Wayne, que se reinventa para poder enfrentarse a sus enemigos y al contexto en el que se desarrolla. Con The Joker, Morrison introduce el concepto de la Supercordura, y Batman, siendo su opuesto y manteniendo la simetría, es tan supercuerdo como él.

Para los que esperan un Batman que se enfrenta a ladrones de banco, Batman RIP no es para ellos. Para los que quieren una historia llena de ingenio, que rompe paradigmas y desafía la percepción popular del contorno del personaje, Batman RIP no los puede dejar más satisfechos. Con la examinación del Batman Loco/Cuerdo, Batman RIP tiene la función de una verdadera Deconstrucción del personaje, término constantemente mal utilizado para referirse ya sea a superhéroes actuando de manera violenta y “realista” o como una manera abreviada de decir “estos cómics no me gustan porque no son con los que crecí“. Una Deconstrucción trata de agitar las oposiciones de un texto para encontrar el punto débil en la estructura de la lectura considerada como “superior”. Batman no puede funcionar como personaje sin la presencia atemperadora de Bruce Wayne, algo que se suele olvidar en las caracterizaciones más extremas del personaje.

El título de la primera historia, del primer número de Batman que Grant Morrison escribió fue “Building a better Batmobile”, lo cual es una metáfora de todo su run: lo que hizo Morrison fue construir un nuevo Batman. Un mejor Batman. Un Batman en el que todas sus historias, sin importar lo dementes, inexplicables, tontas, oscuras, sobrenaturales o psicóticas que sean son parte de él. Un Batman cuyo trayecto tanto en el mundo real como en el ficticio no puede ser borrado mediante edictos arbitrarios de los editores y ejecutivos de la empresa. Y para construir un mejor Batman primero tenía que destruir al anterior; analizarlo, deconstruirlo, enfrentarlo a un enemigo temible y despiadado.

Pero claro, este no es el final del trayecto. Es una prueba a la que se enfrentaría Bruce Wayne, pero habría otras por venir. Después de todo, las maneras en las que el Avatar del Mal puede destruir tu vida son finitas. Sobrevivirlas y salir victorioso es, sin duda, algo difícil. Más no imposible.

Para ver a Batman haciendo lo imposible, tendríamos que esperar hasta su regreso…