This could be the start of something ¿new?

Cuando Bob Iger anunció a todas sus divisiones internas que el lanzamiento de una plataforma de streaming era inminente, les pidió a todas proponer proyectos que podrían ingresar a la plataforma que eventualmente se llamaría Disney+. Disney Channel elucubró varios proyectos, hasta que se dio cuenta que era momento de ir a la bóveda de tesoros y traer dos conceptos de antaño. Entre los más exitosos que tuvo el canal en los últimos veinte años: High School Musical y Lizzie McGuire.

A lo largo de los años, Disney Channel intentó regresar la exitosa y amada franquicia (que se expandió a tres películas para televisión, una para cine, películas locales en América Latina y Asia, una gira de conciertos por todo el continente americano, seis álbumes que alcanzaron diversas certificaciones así como cientos de productos en merchadising) en varios proyectos incluyendo una cuarta parte que nunca se filmó y una serie de televisión que no pasó del piloto.

Casi catorce años después de la primera cinta, Disney ahora nos presenta High School Musical. The Musical. The Series. Para el presente proyecto reclutó a Tim Federle, novelista, libretista y guionista en diversos proyectos incluyendo la cinta animada Ferdinand de Blue Sky Studios, y le dio una tarea compleja: crear una serie que capturara la magia y encanto de las películas originales pero la trajera al 2019 haciéndola más fresca y actual. Basta decir que Federle (junto con Oliver Goldstick, su co-productor) triunfaron en todo sentido.

High School Musical. The Musical. The Series ocurre en la autentica preparatoria East High de Salt Lake City, Utah, donde la trilogía original fue filmada y en la que nunca se ha montado una versión teatral de High School Musical. Miss Jenn (Kate Reinders), quien trabajó como extra en la primera cinta, es contratada como nueva profesora de teatro, y decide montar High School Musical convocando a audiciones.

Ahí conoceremos a nuestro elenco: Ricky (Joshua Bassett) quien audiciona para el musical en un intento de reconquistar a Nini (Olivia Rodrigo), una talentosa cantante que tras un campamento de verano exitoso decide que es momento de triunfar mientras avanza en su naciente relación con EJ (Matt Cornett), un ambicioso y talentoso atleta que desea estelarizar el musical junto a su novia. A nuestro triangulo amoroso se unen, Gina (Sofia Wylie), una estudiante recién transferida a la preparatoria y con una larga trayectoria en producciones amateur; Big Red (Larry Saperstein), el mejor amigo de Ricky y quien termina como técnico en la producción; Ashlyn (Julia Lester), la prima de EJ y talentosa compositora; Kourtney (Dara Renee), la mejor amiga y confidente de Nini así como Carlos (Frankie Rodriguez), el coreógrafo y asistente de dirección del musical.

Lo mas genial de todo el concepto de HSMTMTS es el magnifico trabajo que hicieron Federle y su equipo al construir la trama y los personajes que en ella intervienen y elegir un elenco fenomenal. La serie logra capturar la magia, diversión y color de la trilogía original pero darle un contexto y trasfondo más moderno, actual, realista y progresista.

No puedo dejar de celebrar y maravillarme con la abierta, marcada e intensa celebración y demostración de empoderamiento LGBT+ que la serie realiza. Reconociendo que el ambiente teatral ha sido por décadas un espacio de influencia y seguridad para las personas LGBT+, la serie no teme en abrazar un mensaje de celebración e inclusión de la diversidad sexual. Por un lado, tenemos que nuestra protagonista Nini tiene dos madres, pero más visible aun, tenemos a Seblos.

El episodio 5 es uno de los más épicos de la temporada y de la historia de Disney. Titulado Homecoming, nos presenta a Carlos teniendo una sesión particular de baile con Seb (Joe Serafini), un estudiante cuya familia se dedica a la ganadería y que en el musical interpreta a Sharpay. Cuando en la sesión de baile, la atracción es innegable entre ambos, Carlos decide vencer sus miedos y pedirle a Seb que lo acompañe al baile. Al principio, este duda, pero al final acepta. Cuando llega el día del baile, las horas pasan y Seb no aparece para tristeza de Carlos quien piensa que fue demasiado pedirle que bailaran enfrente de todos.

Pese a ello, Carlos tiene un momento de empoderamiento donde decide que nadie va a arruinar su diversión y decide bailar solo (un numero musical original del musical llamado Born to be Brave, el cual es fabuloso) y donde todos se unen a el. Cuando el numero está terminando, Seb aparece, pidiéndole disculpas a Carlos porque una vaca se perdió. Entonces, empiezan a bailar juntos una canción lenta, dando inicio a su relación.

La relación de Carlos y Seb no se limita a ese episodio, pues en los subsecuentes se les sigue mostrando juntos. En los últimos dos, es magnifico ver a Seb interpretar al Sharpay más empoderado, glorioso y fabuloso que un chico de 16 años puede interpretar. Mejor aún, en esos episodios se muestra que la familia de Seb compró cinco filas completas de boletos para mostrar apoyo a su hijo, hermano y pariente, incluyendo carteles con la bandera LGBT, y de apoyo a Seb y Sharpay. Cuando Seb duda de su habilidad para lograr el ultimo numero, Carlos lo anima y empuja con un tierno beso de mejilla. Hermoso.

Es realmente admirable como la serie plasma con una inmensa naturalidad la relación entre Seb y Carlos. Si Andi Mack, nos dio la magnifica y empoderante salida del closet de Cyrus (Joshua Rush) como el primer personaje protagonista abiertamente gay de Disney Channel; HSMTMTS fue más allá al mostrarnos una pareja abiertamente fuera del closet, perfectamente aceptada y celebrada por sus familias, y libre de ser lo queer que quieran ser. Por esto, la serie recientemente fue nominada en los GLAAD Awards; y tendremos mas Seblos, Disney anunció recientemente que Serafini será parte del elenco principal para la segunda temporada.

Las maravillas de HSMTMTS no terminan ahí, pues la serie esta tan bien construida que uno termina por encariñarse con estos personajes. En la serie vemos a los personajes lidiar con masculinidad y noviazgos tóxicos (cuando EJ decide husmear en el teléfono de Nini y borrar unos mensajes de Ricky, lo cual lleva a que Nini termine con el, porque machismo toxico e inseguro); con familias desintegrándose (con Ricky lidiando con el divorcio de sus padres); la importancia de mantenerte fiel a ti, a tus principios, intereses y sueños antes que cualquier chico (cuando Kourtney ayuda a Nini a recuperar la fe en si misma); y como aprender a trabajar en equipo, poniendo de lado sus diferencias y preocupándose por el proyecto (cuando los chicos deciden montar una airada defensa de su profesora, la cual estaba a punto de ser despedida por exagerar en su currículo, aprendiendo que la linea ‘¿qué equipo?, ¡Linces!’ no es un mero slogan).

Hay tantas temáticas y guiones tan bellamente escritos y estructurados en HSMTMTS que jamás terminaría de narrar como la historia está perfectamente planeada y ejecutada que cada trama cierra con fuerza y energía, y con importantes ámbitos de crecimiento para cada personaje. Con todo el cariño, puedo decir que HSMTMTS esta escrita con una inteligencia y profundidad que la original jamás alcanzo.

El elenco es otro elemento que esta maravilloso por donde se le vea. Es el elenco más solido y talentoso que Disney ha tenido en años. Cada uno de ellos derrocha talento, energía y espíritu en cada escena y estoy completamente seguro que varios de ellos serán estrellas inmensas en diez o veinte años. Joshua Bassett tiene un encanto, talento y capacidad histriónica barbara. sus escenas en el capítulo 10 cuando le reclama a su madre y cuando le dice a Nini que la ama son inmensas. Sofia Wylie tiene una fuerza y energía como bailarina deslumbrante. Olivia Rodrigo tiene una voz y presencia dulce a la vez que encantadora. Frankie Rodriguez tiene una energía y vibra espectacular. Dana Renee tiene una voz y carisma que conquista. Es decir, todos están fantásticos y espectaculares. Algo que además me ha quedado claro de ver diversas entrevistas y clips con ellos es que estos chicos eran niños cuando la original HSM triunfaba, así que los marcó y es parte esencial para ellos. Esta es la primera generación marcada por el Disney Channel y el HSM de hace quince a diez años y es espectacular ver el impacto positivo que tuvo en ellos.

La música es otro elemento donde la serie esta fantástica. Volver a escuchar temas icónicos como Breaking Free, When There Was Me and You, Start of Something Now o Stick to the Status Quo es fabuloso, pues al dotarles de nuevos contextos, sentidos y trasfondos las canciones demuestran su atemporalidad. Mejor aún, tener nuevos temas como Born to be Brave, The Role of a Lifetime, I Think I Kinda You Know o Truth, Justice and Songs in Our Key que además son fantásticos, divertidos e incluso un par compuestos por Rodrigo y Bassett es fenomenal.

High School Musical. The Musical. The Series nos muestra que Disney+ nos puede presentar proyectos con ambiciones temáticas más extensas y atrevidas, que intenten apelar a sus audiencias mas antiguas mientras que conquisten a las jóvenes. Como fan veterano de High School Musical desde que vi la película hace casi catorce años, estoy más que complacido. La serie es un apapacho en el corazón para quienes amamos estas historias y canciones, pero a la vez esta creada para hablarle a niños y jóvenes en un lenguaje y con unas temáticas e historias más actuales y progresistas que sin duda como espectadores se merecen. En ese aspecto estoy fascinado, ojalá esta serie triunfe; deseo que muchísimos, cientos, miles o incluso millones de niños y jóvenes del 2020 se enamoren de estas historias y canciones. Así se construyen los legados.

Once a Wildcat. Always a Wildcat. Forever.