O de cómo una paloma y un joven inventor que le gustan las telenovelas coreanas salvan al mundo…

Dirigida por Troy Quane y Nick Bruno, escrita por Brad Copelan y Lloyd Taylor basados en una historia de Cindy Davis, Espías a Escondidas (Spies in Disguise) es la nueva producción animada de Blue Sky Studios, el estudio de animación capitaneado por Chris Wedge y que tras la reciente adquisición de Fox ahora es propiedad de Disney.

Espías a Escondidas nos cuenta la historia de Lance Sterling (Will Smith) un exitoso, presumido y carismático agente secreto de la agencia HTUV, el cual ha salvado al mundo en numerosas ocasiones, siempre con estilo y peligro. Todo es idílico hasta que un día se ve inmerso en un complot que pone en duda su honorabilidad y credibilidad. Lance entonces deberá recurrir a Walter (Tom Holland), un joven científico, brillante pero socialmente inepto, que prueba en Lance su más reciente tecnológica: convertirlo en paloma.

Espías a Escondidas es en muchos sentidos una prueba de fuego quizá inmerecida para Blue Sky Studios. Con la adquisición de Fox pasaron de ser el único estudio de animación de su compañía madre, a competir internamente con otros dos estudios que tienen mucha más tradición, alcurnia, bagaje y éxito en el mundo de la animación (Walt Disney Animation Studios y Pixar Animation Studios). En pocas palabras, tienen que demostrar porque merecen existir al lado de los dos mejores estudios de animación del mundo. Dura prueba.

Espías a Escondidas triunfa de manera relativamente solida al entregar un producto entretenido y lo suficientemente memorable para competir al lado de The Peanuts Movie y Ferdinando, las mejores producciones del estudio, y aunque quizá no alcanza la emotividad y corazón de esos filmes; si logra destacar por su comedia, trama y celebración del poder de la ciencia y la tecnología.

La cinta brilla en gran parte por el carisma de sus protagonistas y es que atinadamente Lance y Walter fueron modelados para emular las características mas carismáticas y encantadoras de Smith y Holland (o lo que pensamos son dichas características). Por lo tanto, Lance es presumido, sensual, inteligente y hábil mientras que Holland es tierno, distraído, nerd y lindo. La combinación además es afortunada pues la química en pantalla es francamente adorable.

En este sentido quiero destacar además lo tremendamente encantador y adorable que es Walter, el cual me parece una fantástica representación de masculinidad positiva en una cinta animada. Walter es un chico tremendamente inteligente, honesto, leal, decidido y comprometido. Pero además es un chico que no teme expresar sus sentimientos, que rechaza la violencia y propugna por métodos no letales y hasta bonitos o tiernos para hacer espionaje, que le gustan las telenovelas coreanas donde las personas expresan de manera cursi sus sentimientos, que vive solo con su mascota paloma y es autosuficiente para su trabajo pero también para las labores domésticas. Es un gran modelo de masculinidad.

La animación de la cinta es también bastante bonita y visualmente bella, tiene diversos escenarios incluyendo uno situados en un destino turístico de playa en México. Y la comedia de la cinta es generosa y bastante buena la mayoría de las veces. Tiene una de las escenas de comedia más desternillantes que he visto en el cine, al nivel de me provocó una carcajada sonora que duró varios minutos en la sala.

Los personajes de apoyo de la cinta son bastante simpáticos y funcionales a la trama. Notablemente, las tres palomas que se vuelven amigas y parvada de Lance son muy divertidas y encantadoras. Rashida Jones como Marcy Kappel, la agente de asuntos internos que busca detener a Lance y Ben Mendelsohn como Killian, el villano de la cinta, hacen un buen balance de la misma.

. Ojalá la taquilla y la crítica favorezcan la cinta para que el estudio logre encontrar su lugar, y más importante aún, su voz, dentro del gran entramado del que ahora es parte como integrante de The Walt Disney Studios y The Walt Disney Company.

Por más palomas espías y chicos que ven telenovelas que salven el mundo.