Fui al cine esperando ver una comedia romántica típica de Navidad y salí empoderado.

Bajo la dirección de Simón Pegg, con guión de la fantástica Emma Thompson y Briony Kimmings (basada en una historia desarrollada por Thompson con Greg Word), Last Christmas nos cuenta la historia de Kate (Emilia Clarke), una actriz frustrada que trabaja en una tienda de artículos navideños y desde que sobrevivió una experiencia cercana a la muerte, vive un tren de vida egoísta y descuidado. Cuando conoce al apuesto Tom (Henry Golding) la vida de Kate podría dar un giro, ¿será este un verdadero amor?

Vi el trailer de Last Christmas como dos veces en el cine pero la verdad no recordé mucho de él cuando llegue a ver la cinta. Y fue afortunado pues el trailer spoilea la trama de una manera que la cinta es muy cuidadosa en no hacer. Es decir, sabes que algo más pasa aquí, pero la trama no es tan obvia como para que tú mismo te quemes la sorpresa.

Last Christmas me llamó la atención porque amo la épica canción de George Michael y porque las películas de Navidad me encantan aunque sean todas cursis y ridículas. Estaba esperando una típica comedia romántica navideña donde el amor de pareja triunfa y existe.

Salí conmovido y maravillado porque es una historia donde el amor triunfa y existe. Pero no es el amor de pareja, es el amor propio, el amor hacia la familia, el amor hacia los amigos, el amor hacia ayudar a los otros. El amor por estar vivo. Esa fue una sorpresa maravillosa.

El guion de Thompson es muy afortunado porque logra balancear una padrísima historia de amor, con giros de tuerca bieb sentados (y quizá predecibles para muchos) y hasta unos comentarios políticos sobre inmigración bastante adecuados y afortunados. La dirección de Pegg hace justicia al lograr plasmar una comedia eminentemente británica donde Clarke brilla con especial fuerza teniendo una fantástica química con Golding y el resto del elenco donde destacan la propia Thompson y Michelle Yeoh.

Last Christmas es una comedia encantadora para la época navideña que traerá toda la dulzura y sentimientos típico de estas fechas con unas reflexiones interesantes y valiosas.

Y mucho George Michael.